EN EL KOSTKA, A LAS 9,00… EN ALTAMIRA A LAS 10,00.

Movimiento febril poco antes de las nueve, llegan niños con padres, los niños dejan a los padres que se vallan, les dan un beso y les dejan partir. Entran al colegio. Por los pasillos mucho movimiento, niños que van y viene sabiendo a donde van, con orden y alegría, no es la paz de un monasterio… se parece más a una empresa moderna en la que se multiplican los carteles en las paredes, la información sobre la vida cotidiana del centro. Todos saben donde van y se mueven con agilidad y alegría, hay mucha actividad pero casi no hay ruido.

Nos intercepta en un pasillo la profesora ya preparada para la salida. Llegamos al aula. Todos los niños sentados, vestidos para la salida y con la mochila en su sitio. Una breve charla sobre lo que se van a encontrar hoy. Hay niños que ya conocen qué vamos a contarles, otros que no tiene ni idea y de ellos los hay que se interesan y los hay que se interesan menos. Porque lo que quieren todos es salir. Y lo hacemos ordenadamente, 30 niños, una profesora y varios padres que apoyan la visita.

4 dic 20015 Kostka altamira (2)

El funicular del Rio de la Pila nos pone a todos en General Dávila en tan poco tiempo que no se puede ni mirar el paisaje.

De allí hasta la Finca Altamira un breve paseo en el que las fuerzas de la naturaleza se desperezan. Es decir: Los niños se sienten al aire libre, se mueven sin presión, reconocen el terreno y se agrupan y disgregan siguiendo desconocidas leyes de la física.

4 dic 20015 Kostka altamira (3)

Comienza la actividad. Vamos árbol por árbol, identificamos especies por sus frutos, por sus hojas. Un abedul, un plátano de sombra, encinas, laureles…

Seguimos hacia la zona donde realizaremos la actividad, lo realmente importante: plantar árboles. Intentamos que entiendan lo básico, la transcendencia de lo que van a hacer. Se lo toman en serio, algunos muy en serio, otros no tanto. hacen con mayor o menor éxito lo que se les propuso.

4 dic 20015 Kostka altamira (5)

Ni uno solo se retrae para colaborar. Todos quieren “echar mano a la herramienta”.

Preguntan por la profundidad del hoyo, manejan la herramienta que les facilitamos con cuidado y descubrimos que hay interés cuando a la vez que trabajan, preguntan. Quieren saber si lo que hacen está bien, si el hoyo es profundo, si el protector de la planta se pone antes o después, cuando y cuanto se riega.

4 dic 20015 Kostka altamira (11)

El hoyo está listo, los candidatos para instalarse en él en manos de cada niño esperando su lugar.

Descubres en algún niño el interés por el trabajo bien hecho. Y lo descubres cuando damos la actividad por acabada y algunos, solo algunos, dan un paso atrás y miran con calma como ha quedado. Ahí es donde aparecen los que en un futuro obtendrán placer cuidando un jardín, un monte, un espacio natural.

Y también descubres que posiblemente hoy has aprendido de ellos algo más de lo que ellos aprendieron de ti.

 

¡¡Un fuerte abrazo a todos!!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close